Carta del Dr. José Luis Mateos Gómez

A mi querida Facultad de Química de la UNAM y a sus egresados:

Yo ingresé a la Escuela Nacional de Ciencias Químicas, en Tacuba en el año de 1949, hace 69 años, y lo curioso es que todavía no acabo de egresar; aún estoy por aquí, ahora en Ciudad Universitaria, en la Facultad y haciendo lo posible para ayudar a nuestra querida Institución. Fui Secretario Académico de la Facultad en 1966 y Jefe de la División de Estudios Superiores en 1977, pero principalmente fui y es motivo de orgullo haber sido, Profesor de Química Orgánica y de Espectroscopia durante muchos años.

Ahora, casi retirado, me encuentro de vez en cuando con antiguos alumnos que me agradecen haber aprendido estas materias cuando tuve el gusto de impartirlas y saber que les fueron de utilidad en su vida profesional. Lo mejor que le puede pasar a un profesor es escuchar de vez en cuando las palabras de un exalumno agradecido. Piensa uno que valió la pena dedicar parte de la vida a enseñar y que esta noble función multiplicada por muchísimas personas que le dedican su tiempo y paciencia a la institución le da una gran fortaleza a nuestra Facultad.

Nuestra Escuela y Facultad es una gran institución que tenemos que cuidar y apoyar al máximo de nuestras posibilidades; le debemos nuestra formación, lo que somos y el éxito profesional que hemos tenido. Los invito a todos a expresarle su cariño y respeto y a seguir colaborando con ella, ahora en su segundo siglo de existencia, para continuar su camino de superación académica y de baluarte en el desarrollo de la Química de nuestro país.

 

Dr. José Luis Mateos Gómez Profesor
Emérito de la Facultad de Química-UNAM
Generación 1949

Deja un comentario